TEMPORADA DE SETAS

Con el fin del verano, el cambio de temperaturas, a la espera de que caigan las primeras tormentas de Otoño, comienza la temporada de setas.

En nuestro entorno se pueden encontrar multitud de tipos de setas, algunas comestibles y otras altamente tóxicas. De las setas comestibles, la más conocida es el rovellón o níscalo (Lastarius deliciosus) muy fácil de encontrar e identificar.

El rovellón se puede consumir cocinado de muy diversas formas. Una de las más comunes en este valle es asar el rovellón al horno o a la plancha, con un poco de ajo y panceta o jamón. Pero para poder disfrutarlos fuera de temporada, se pueden cocinar en escabeche, guardarlos en botes y así poderlos consumir en el momento deseado, sin que el rovellón pierda el sabor y textura de una seta recién cogida.